[ ANOTACIONES SOBRE LA NUEVA CONSTITUCION DE CUBA Y ALGUNOS COMENTARIOS. ]

03.05.2019

• La Revolución acumuló problemas debido a las difíciles circunstancias en que se había venido desarrollando durante sus 60 años de existencia. Hemos sido un país sitiado cuyos propósitos políticos esenciales se concentraron en dos principios básicos, que son sus pilares:
◦ Asegurar la independencia nacional, ante la agresión y el bloqueo sostenido y profundizado por EEUU.
◦ Defender, a toda costa, los principios de justicia social que han caracterizado a la Revolución Cubana desde los primeros momentos.
• Para lograr estos objetivos la unidad de la población alrededor de la dirección de la Revolución, evitar la polarización crítica de la riqueza y una política cautelosa y firme era y siguen siendo imprescindibles. Por esto, aun en las peores circunstancias en nuestro desarrollo, como sucedió durante el “periodo especial”, no se recurrió a políticas de choque, que lanzaran a la pobreza a grandes masas de la población.
• Sin embargo, ello también tuvo inevitables consecuencias colaterales en la conformación de un sistema económico y social con deficiencias, que se acumularon a lo largo de los años y que teníamos que extirpar, para liberar plenamente el desarrollo de las fuerzas productivas.
• Ahora bien, Fidel Castro, desde mucho antes y según el Concepto de Revolución, que hizo público y que constituye una síntesis de sus principales herencias, insistió en que había que hacer todos los cambios que fueran necesarios para ajustar la Revolución a las nuevas circunstancias históricas, nacionales e internacionales.
• Desde que asumió la presidencia, Raúl Castro, quien lo sucedió en la dirección del país, abrió un debate nacional, que llegó a todos los rincones del país, para determinar lo que el pueblo pensaba que debería ser cambiado. Fue un proceso excepcionalmente democrático, sin precedentes.
• Miles de opiniones fueron recogidas y todas dentro de la necesidad de proteger, a toda costa, la Revolución y sus logros. De esa consulta masiva, se ha venido conformando una concepción económica y social, desagregada en múltiples medidas, que ha dado lugar a los cambios que vienen produciéndose nacionalmente desde antes del 2006.
Las esencias de muchos de estos cambios se expresan en la nueva Constitución.
• El proceso de conformación y discusión de la Constitución fue completamente democrático:
◦ El Parlamento discutió y presentó al pueblo un proyecto basado en los cambios que se venían dando desde antes, que partieron de la consulta popular referida arriba.
◦ Las opiniones e ideas de la población se reunieron en 9.595 propuestas tipo, de las cuales 4 mil 809 (50,1 por ciento) fueron aprobadas, el resto se descartaron por improcedentes desde el punto de vista jurídico, ya que no eran contenidos constitucionales, sino detalles que no tienen sentido en la lógica constitucional, como dudas y preguntas diversas.
◦ Del total, la comisión redactora realizó 760 cambios al proyecto y 134 Artículos fueron modificados, lo que representa casi el 60 por ciento del total. Es decir, las opiniones de la población tuvieron una incidencia fundamental en el documento que dio lugar al último proyecto constitucional.
◦ Este proyecto se llevó, finalmente, a referendo de todo el pueblo. Más de seis millones de cubanos, el 86,8% de los electores, votaron a favor de la nueva Constitución socialista, en un referéndum en el que participó el 84,41% del padrón registrado por la Comisión Electoral Nacional.
Los aspectos básicos incluidos en la Constitución, que introducen ideas nuevas, pero refrendan muchos de los rasgos que siempre caracterizaron a la Revolución y que fueran respaldados por el pueblo en su inmensa mayoría, son:
• Se declara que Cuba es un Estado socialista cuyo desarrollo evoluciona hacia el comunismo.
• Se especifica que el país no volverá jamás al capitalismo.
• El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado. El multipartidismo no es garantía de democracia. Eso ha sido demostrado históricamente, con creces.
• El sistema de elecciones democráticas de Cuba no se subordina a determinaciones partidarias. Esta apoyado en la participación masiva del pueblo, desde el nivel de base, y son elegidos, sin discriminación de ningún tipo, los que con su historia personal han acumulado méritos en todos los sectores de la nación, que reconocen sus conciudadanos. Por tanto, la elección de un diputado, de todos los representantes del pueblo en la estructura de gobierno, no descansa en promesas electorales vanas, como sucede en otros sistemas que se hacen denominar democráticos.
• Se incorpora un artículo que reconoce a la dignidad humana como sustento fundamental de todos los derechos y deberes. La dignidad y el compromiso inviolable con la independencia nacional, son pilares de la Revolución.
• La reafirmación de la voluntad de integración y colaboración con los países de América Latina y del Caribe. La solidaridad internacional es una cualidad invariable de la Revolución según el pensamiento martiano de que “Patria es Humanidad”.
• Se reafirma el principio de exclusión de toda discriminación social por género, orientación sexual, raza, etc.
• Se establece la descentralización de la actividad del gobierno dando más poder a las provincias y los municipios.
• Se introducen cambios en la estructuración del gobierno teniendo en cuenta normas internacionales y necesidades internas: Sobre esta base se crean las categorías de Presidente, Primer Ministro y Gobernadores y los mandatos se fijan en 2 términos de 5 años.
• La edad mínima para los cargos en la más alta dirección del gobierno se fija en 35 años y la máxima en 60. Es decir, después del largo liderazgo revolucionario que convirtió al país en lo que es hoy y logró que soportáramos la agresión de más de medio siglo por EEUU, se da paso a una fase en la que las nuevas generaciones han de asumir la conducción de la política nacional, asegurando la continuidad.
• Se reconoce la existencia del sector no estatal, tanto privado como cooperativo, que abarca no sólo a la agricultura sino a todos los sectores, como parte del proyecto socialista. Ello ha de provocar ciertas diferencias sociales, pero se instituye un límite a la concentración de riquezas y, por tanto, a la polarización social.
• Se reconoce la propiedad de las instituciones religiosas, fraternales y otras asociaciones.
• Se afirma que la empresa estatal continúa siendo el actor principal de la economía y es responsable del desarrollo de los sectores económicos fundamentales. A la vez, se conciben cambios para que el funcionamiento de la empresa estatal sea más eficiente y justo.
• Aunque se reconoce la acción de la ley del valor y el mercado, la planificación central de la economía sigue desempeñando el papel fundamental en el desarrollo. Se parte de un criterio flexible en el que las experiencias y el contacto directo y sostenido por el pueblo puede llevar a rectificaciones y reorientaciones.
• Sobre el salario, se indica que todas las personas reciben el mismo salario por igual trabajo (incluye, naturalmente, mujeres y hombres). Todos somos iguales ante la ley, pero el que aporta más recibe más.
• Se establece que los trabajadores participan en los procesos de planificación, regulación, gestión y control de la economía.
• La inversión extranjera se considera una fuente financiera y de tecnología imprescindible, pero se subordina a los principios de soberanía y al interés de un desarrollo económico nacional auténtico y autónomo.
• El Estado se declara explícitamente como laico, pero se ratifica la libertad de credo y religión.
• Se dejó explícito que la adquisición de otra ciudadanía no implica la pérdida de la cubana, como sucedía antes.
• En el caso de la libertad de prensa, quedó precisado que en ningún caso los medios fundamentales de comunicación serán objeto de propiedad privada, pero se promueve una prensa más crítica.
• Se ratifica que la salud pública de calidad y gratuita es responsabilidad del Estado y que la educación, con calidad y gratuidad, seguirá siendo un derecho desde la primera infancia hasta los estudios de posgrados.
• Se establece que el Estado reconoce y protege a las familias, cualesquiera sea su forma de organización.
• Se establece que el matrimonio es una institución social y jurídica, una de las formas de organización de las familias. Se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derechos, obligaciones y capacidad legal de los cónyuges. La ley determinará la forma en que se constituye y sus efectos. Se reconoce, además, la unión estable y singular con aptitud legal, que forme de hecho un proyecto de vida en común, bajo las condiciones y circunstancias que señale la ley.
• Entre otros deberes, como parte de la reafirmación de la identidad nacional y de la protección del medio, se incluyen “respetar y proteger los símbolos patrios” y “la flora y la fauna”.
• Finalmente, se presentaron solamente 30 opiniones que pedían eliminar el concepto de sistema socialista y 23 de la economía socialista por consiguiente, no fueron tenidos en cuenta.

La Constitución está siendo acompañada ahora por un grupo numerosos de leyes en proceso que permitirá su cumplimiento cabal.
En conclusión, la aprobación masiva de la Constitución demuestra el apego del pueblo a un socialismo más democrático y eficiente que destape todas las potencialidades para el progreso nacional.